lunes, 22 de diciembre de 2008

42 horas en Londres.

Hace 3 semanas y 5 días fui a Londres, estuve un día 1 y 3/4. No me dio tiempo a ver todo, pero hice algunas fotos de las curiosidades que esconde. No es esperéis las típicas fotos de Londres; no hice fotos al reloj viejo de la torre, ni a los autobuses rojos, ni a las cabinas rojas de teléfonos cubiertas de pegatinas de prostitutas y/o teléfonos eróticos (aunque he de reconocer que estuve tentado, pero me dio vergüenza porque había muchos hindúes mirándome). Aquí os dejo con las curiosidades que no me dio vergüenza fotografiar.

Curiosidad nº1: El Hotel.

Me alojé en este hotel:


Debajo del hotel había un bar:




El estilo de la algo recargado de la fachada no era coherente con estilo de los interiores. Los interiores eran mucho más recargados. Os pongo como ejemplo el techo de la entrada de la habitación, el pequeño salón acoplado que tenía la habitación y la habitación en sí:



El baño no se quedaba atrás. Me llamó la atención su espejo, es el paradigma de espejo utilizado por pokeras para sacarse fotos con el móvil mientras posan con gafas de sol:

¿A que sí?






Seeeeehhh. Y este teléfono de ducha lo pongo para rellenar.



Curiosidad nº2: La azotea del hotel.


La azotea del hotel era un Lugar misterioso y muy sucio al que solo se podía acceder por una ventana que estaba a 1,25 m del suelo. Me resultó difícil colarme por esa ventana, porque tenía vaqueros, llovía y la ventana tenía esta forma:


Para aclarar las medidas de la ventana, he dibujado un plano acotado en milímetros (pinchad para agrandar la imagen):
Como veis, el espacio disponible para pasar eran unos 355,47 mm. Me gustaría que tengáis en cuenta mi esfuerzo para pasar por ese hueco, aunque las fotos sacadas desde la azotea no os parezcan muy espectaculares.
Vista desde la azotea nº1:
Vista desde la azotea nº2:

Vista desde la azotea nº3: Edificio de viviendas con torre de iglesia acoplada.

Curiosidad nº 3: Hyde Park.

Leed la inscripción del banco. No os dejará indiferentes.

Curiosidad nº4: El metro de Londres:
Me encantó, viejo y sucio como él solo, con ese estilo que sólo Londres puede tener. Saqué una foto a un cartel que se lo merecía, y otra a un ascensor, que se lo merecía aun más.


¡Y qué pedazo de ascensor!¡3750 Kg de carga!¡Capacidad para 50 personas!


Curiosidad nº5: La estación de Paddington.


Ahora mismo no recuerdo si esta es la estación de Paddington o la de Liverpool Street. Tampoco estoy seguro de que la estación de Liverpool Street se llame así, es posible que se llame estación de Liverpool, a secas. De hecho, incluso desconozco si Paddington se escribe "Padington", "Paddington" o "Padinggton". Me gustaría que alguien que haya estado en las estaciones de tren de Londres me aclarara mis dudas. Gracias.

Curiosidad nº6: La calle de Londres.

Con esto no me refiero a una calle de Londres que se llame calle de Londres, si no al espacio vectorial definido por el conjunto de todas las calles de Londres que visité.





En este edificio Bishop's Gate Street estuvo mi padre en una reunión. Yo intenté entrar por la Comprobar ortografíapatilla, como siempre hago cuando voy a cócteles, pero un elegante mayordomo-portero inglés me denegó la entrada. Eso sí, con mucha educación:


Lo mejor de la calle de Londres fue este supositorio retroiluminado:


Curiosidad nº7: Curiosidades:

En Londres descubrí dos maravillas de la ingeniería que me causaron fuerte impacto: el Rolly de Sony y una Máquina de helados Ben & Jerry´s. Os dejo un vídeo de cada cosa, así me ahorro explicaciones, que ya estoy un poco harto de escribir.





Y para terminar, las dos últimas fotos que tengo de Londres: una puesta de sol en el aeropuerto, y la cabeza de un supositorio cubierto de agua, también en el aeropuerto.