martes, 30 de septiembre de 2008

lunes, 29 de septiembre de 2008

Éxito

Hoy he vuelto a la universidad, a mi aburrida carrera que tanto odio. He vuelto a ver a compañeros, nadie me echaba de menos ni yo echaba de menos a nadie; saludé a los conocidos, les pregunté por las vacaciones y fingí cierta alegría por volverles a ver. En resumen, hice lo socialmente preestablecido para "quedar bien", y así tener la oportunidad de pedir apuntes en posteriores meses.

Todo marchaba bien, nadie notó nada raro, pero pasado un tiempo las cosas cambiaron. Encontré a un compañero con el que me llevo mal, un tal Álvaro. Álvaro vive cerca de mi casa y tiene coche, así que intento tener una buena relación con él para que me acerque a mi casa cuando salimos de clase. Además tiene un buen coche, un Mini que le ha regalado su mamá. Hoy le pedí que me acercara a casa; el aceptó, dejando claro con una mueca de asco que no lo quería hacer, pero que no le apetecía discutir o quedar mal.

Una vez en el coche, le conté a Álvaro el verano tan improductivo que tuve, principalmente debido a un trabajo de 8 horas diarias. A partir de ahí Álvaro fue soltando varias joyitas que creo que deberíais de leer.

"Yo estuve en Cadiz en verano, y allí estudié mucho, porque Cádiz es un buen sitio para estudiar, es fácil concentrarse. Es como cuando los futbolistas van al campo de concentración."

"Tú no eres nadie, porque no tienes carrera".

"Voy a acabar la carrera antes y mejor preparado que tú".

Bueno, a parte de sus joyitas, que dejan bastante claro que es una persona culta y sobre todo con una gran empatía, Álvaro tiene grandes ideales. Tiene muy claro lo que quiere hacer en la vida, t lo que aprecia y sobre todo lo que desprecia:

"Tú no eres nadie, y el trabajo ese no te ha ayudado en nada, vas a perder un año entero por no poder podido estudiar en verano. Yo en cambio he estudiado, porque no necesito trabajar, tengo la suerte de tener unos padres que me pagan todo lo que necesito. Voy a salir un año antes de la carrera que tú, porque yo tengo muy claro que debo salir de la carrera muy preparado, ya verás que cuando salga al mercado laboral las empresas se pelearán por mi. Voy a hacer un master en Estados Unidos, no sé de qué, pero sé que será en Estados Unidos. Y hasta el día que salga no pienso trabajar."

Una vez expuestas sus convicciones, empezamos una acalorada discusión sobre la vida:

YO: ¿Cuál es tu objetivo en la vida?
ÁLVARO: Casarme, tener hijos, vivir en un chalet y tener un buen coche. En resumen, vivir bien.
YO: ¿Quieres vivir bien, o ser feliz?
ÁLVARO: Es que ser feliz..., no sé, es que hay vagabundos viviendo debajo de un puente que son felices.
YO: ¿Pero no es ése el objetivo principal de la vida? ¿Ser feliz?
ÁLVARO: Sí pero yo soy feliz haciendo lo que me gusta, saliendo con los amigos y practicando deporte.
YO: Yo también necesito ser feliz, pero me he dado cuenta de lo que tu necesitas para ser feliz no me hará en absoluto feliz. Creo que mi felicidad depende principalmente de la gente que me rodea, no del dinero que tenga o de la posición social que consiga.
ÁLVARO: Pues hazte pizzero si no necesitas una carrera.
YO: ¿Qué hay de malo en ser pizzero?
ÁLVARO: No vives tan bien, porque ganas muy poco dinero. Pero respeto tu opinión, hay gente muy válida que no ha estudiado en la universidad y que sin embargo está forrada.
YO: No lo entiendes, te hablo de ser feliz, no de tener dinero.
ÁLVARO: No te pongas tan filosófico. Haz lo que te he dicho, sé pizzero, o toca eso.... ¿cómo se llamaba eso que tocabas?¿Fagot?
YO: Piano, te has acercado.
ÁLVARO: A pues eso.
YO: Lo más probable que haga es terminar la carrera. Encontraré trabajo, conseguiré un sueldo aceptable, pero eso no es en absoluto el objetivo de mi vida, es algo secundario.
ÁLVARO: A lo mejor sales de la carrera no muy bien preparado y no te cogen en ningún sitio, y te quedas muerto de asco.
YO: Es posible, pero poco probable. Puede que a ti te pase.
ÁLVARO: No, porque yo voy a hacer un master en Estados Unidos. Además encontraré una buena chica y seré feliz viviendo bien con ella.
YO: Es absurdo hacer planes para dentro de un mes. Tú lo estas haciendo para dentro de 3 o 4 años.
ÁLVARO: Pues de momento me va bien, seguro que lo consigo.
YO: ¿Tu único argumento para asegurar que te va a ir bien en la vida es que "de momento te va bien"? No es suficiente.


bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla. Seguimos dando vueltas a lo mismo. Al final, a modo de conclusión, Álvaro soltó su última joya:

"Tío, no me rayes."


Ahora bien ¿por qué he publicado esta conversación? Pues porque esta discusión me ha ayudado a comprender de una vez por todas el sin sentido de la sociedad. Si la sociedad no tiene sentido, es porque hay individuos como Álvaro que creen firmemente que son superiores, que el hecho de tener algo (en el caso de Álvaro es una carrera, pero puede ser cualquier otra cosa) que no tenga mucha gente les da la suficiente autoridad para criticar opiniones que sean diferentes a las suyas. Y no sólo criticar, sino despreciar.

Probablemente Álvaro llegue a ser el típico Ingeniero Industrial orgulloso de sí mismo. De aquí a 5 años Álvaro no será una persona, será un ingeniero; un respetado individuo de la sociedad enviado por Dios para bendecir al Mundo y hacer posible el milagro de la vida. Se sentirá satisfecho con su chalet con piscina y sus 10 hijos. No volverá a pisar el Metro, sólo usará su Mercedes, y vivirá bien, según su plan.

Pero dudo mucho que de aquí a diez años siga siendo feliz, cuando se dé cuenta lo único ha conseguido de su vida es monotonía, y que eso mismo lo que le espera hasta que un día la palme.

Por eso "hay que rayarse" ahora, a los 20 años. Ahora se puede perder un año, pero se puede ganar una vida. Yo quiero ganar una vida.

martes, 16 de septiembre de 2008

"Premio"

Hoy me voy a dar un premio a mi mismo, uno de esos cutres que aparecen en los blogs de las chicas. Aquí está:

Porque muchas veces me he esforzado un poquito y nadie me lo ha agradecido. Ya iba siendo hora de que alguien reconociera mi trabajo, al menos yo.

La vida es dura amigos, estos premios ayudan a afrontarla.

Bueno, ya que estoy me voy a dar más premios: